jueves, 26 de febrero de 2009

Cibeles y volvamos a empezar

Hace algunos días, semanas, quizás algún mes, leí una entrevista a uno de estos chicos que han conseguido una, mas o menos merecida, fama a través de Internet, su vida, su "trabajo", sus estilismo y lo que hay mas allá (sea verdad o no).
No recuerdo muy bien sobre que trataba la entrevista en cuestión, pero me tome la libertad de anotar una de sus contestaciones:

"cuando organizo algún photoshoot con gente creativa como yo, creamos imágenes interesantes, utilizamos la ropa que nos inspira y ropa que hacemos, ahí somos artistas. Cuando empiezo el patronaje de alguna prenda ahí me considero ingeniero. Lo de artesano se lo dejo a los que hacen embrodery o cestas de mimbre."

Olvide esta fatídica y vergonzosa respuesta hasta que me encontré de frente con la pasarela Cibeles y sus múltiples colecciones. Volvió ese razonamiento a mi cabeza. Y volvió la vergüenza también.
Diseñadores que se creen arquitectos, ingenieros, novelistas, pintores y críticos de la sociedad. Diseñadores y colecciones tan centradas en el fin que se olvidan de los medios, que son infinitos y gratificantes. No hay nada como usar tijeras y papel, se lo digo yo. No se veía la agudeza de los veinte años, la pasión de quien empieza y la fuerza del que sigue. Veía ante mí una continua equivocación.

Colecciones plagadas de formas arquitectónicas, volúmenes contrastados, cinturas estrechas contra grandes hombreras y viceversa, formas cuadradas y rectas que se prolongan hasta el infinito.

Mi impresión fue un Dios los cría y ellos se juntan o, quizás, un Dios los crea y ellos lo juntan.

Un contraste de formas y materiales que presagiaban grandiosas posibilidades mutó en un desfile (nunca mejor dicho) de malas propuestas y equivocas combinaciones.

Pero no todo esta en el lado oscuro y diversas firmas, diversas colecciones, han sabido defender esta unión de materiales y esa cercanía a la arquitectura o a la ingeniería, con algo mas que un notable, rozando quizá el sobresaliente.
Y, si no colecciones, si pequeñas propuestas, detalles y prendas aisladas a destacar entre esta fiesta de marionetas.



Angel Schlesser y sus pantalones tobilleros



Las acertadas (y repetidas) combinaciones de Jose Miró




Rectinilia sencillez de la mano de Lemoniez




Ailanto y las sobradas formas (es fantastica)



Destacado estilismo de Juanjo Oliva



Juana Martin y la sencillez a tres colores

Me quedo con este estilismo creado por Javier Larrainzar


Y cuando nos paramos a las puertas de cualquier semana de la moda todos tenemos un firma por la que apostar, un as en la manga, un caballo en la puerta o como lo quieras llamar.
Y, para mí, Cibeles iba a ser para Ana Locking, PotiPoti y para El delgado Buil.





El delgado Buil




PotiPoti




Ana Locking

4 comentarios:

Viva dijo...

Una elección de diseños, para mi gusto, que resume muy bien lo mejor de Cibeles. Qué genial eres murciano mío

Cohen dijo...

Una critica que muchos deberían leer.

Sinceramente cada vez que entro aqui mas me sorprendo.
Que tal te trata el mundo de la Dolce Vita?

Ese oscuro objeto de deseo . dijo...

Ailanto ....Me quedo con Ailanto....
Aunque odio el asunto de la delgadez en las pasarelas que a mi...me aterroriza ...Esas caras esos labios ...
¿Eso es lo que esperan de mi como mujer , pos que alegria.?

Un beso .D aun estoy malujilla...
No pude ir al carnaval.
Mierrrrdaaaaaaaaaaaaaaa¡¡¡¡¡
un besote.

Orologiaio dijo...

Pasaba por aquí... y me gustó :P